De viaje por Marackech y Essaouira, donde además del olor, el color, los sabores y el sonido, también están la luz, el brillo y el calor de su gente.